jueves, 10 de noviembre de 2011

DESTRUIR UN LIBRO




DESTRUIR UN LIBRO
por Francisco-Manuel Nácher


Destruir un libro es uno de los mayores delitos. Es hacer desaparecer todo lo que el autor recibió en herencia de sus antepasados y de los antepasados de los demás, todo lo que aprendió de sus contemporáneos y todo lo que él, con su propio esfuerzo, extrajo de sí mismo para transmitirlo a las generaciones venideras... Sí. Es un delito muy grave. E irreparable. Porque un libro es una porción de la inmortalidad de su autor y destruir un libro es, nada menos, que matar la inmortalidad.

* * *


No hay comentarios:

Publicar un comentario